PROVINCIALES

HARAN PLANTEO FORMAL

CAME va al Parlamento por la emergencia comercial

Lo confirmó su Vicepresidente y titular de la Cámara de Comercio local, Diego Navarro. Buscan de ese modo frenar los embargos de la AFIP a las cuentas de las pymes fueguinas. “Al productor no le alcanza para salir adelante y a la gente le venden a precios que son cinco veces mayores a lo que recibe el productor”, aseguró Navarro.

Navarro consideró que “hay impuestos distorsivos que multiplican el costo”.
Navarro consideró que “hay impuestos distorsivos que multiplican el costo”.

El presidente de la Cámara de Comercio de Río Grande y vicepresidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Diego Navarro, adelantó el pedido que formularán a la Legislatura de Tierra del Fuego para que declare la emergencia comercial en la provincia y citó el antecedente en Santa Cruz, donde se lograron frenar los embargos de AFIP a las cuentas de las pymes, que hacen imposible su subsistencia.

En declaraciones a FM Universidad, precisó que “la situación todos la conocemos, en la zona norte de la provincia hay una situación de inactividad total en la industria, con medidas conocidas como las suspensiones y los despidos. Se están trasladando empresas a Brasil, con lo cual hay un corrimiento de la actividad industrial de Tierra del Fuego y un parate total”.

“La caída de las ventas en Río Grande se dio todo el año pasado y el interanual es casi el doble de la caída nacional. La recesión del consumo es muy fuerte y es cierto que las ventas han caído en los comercios tradicionales, aunque hay un incremento en la actividad de las ventas de e-commerce. La venta en mostrador, la tradicional que genera puestos de trabajo, está cayendo de forma importante y en Río Grande el índice nacional casi se ha duplicado”, reiteró.

Dijo además que “evidentemente los rubros de primera necesidad tienen menos caída; y por otro lado en las economías regionales hay una gran diferencia entre lo que recibe el productor y el precio de venta. Al productor no le alcanza para salir adelante y a la gente le venden a precios que son cinco veces mayores a lo que recibe el productor”.

“El costo logístico del país es altísimo, con camiones que se mueven de un lado para otro. Los combustibles son caros, las rutas no son las adecuadas, los sistemas no están preparados para ser competitivos. Luego seguramente hay costos para los productos que necesitan frío y, si hay que usar más energía eléctrica o combustible también incide. Además están las operaciones entre mayoristas y minoristas. Todo esto lleva un montón de costos”, detalló.

Y aseguró que “no es que los intermediarios tengan toda la culpa, sino que son muchos los problemas en la Argentina que hacen que todo esto sea carísimo, porque hay impuestos distorsivos que multiplican el costo”.

Para finalizar, Diego Navarro aseguró que “está el IVA del 21 % pero el impuesto de Ingresos Brutos se va multiplicando en cada cadena que va pasando y alteran la relación del precio, porque se grava en 5 % en cada etapa y tal vez se llega al 12 %”.

Compartí esta noticia



MÁS DE PROVINCIALES