PROVINCIALES
Pablo Blanco
Legislador de Tierra del Fuego

OPINION

Apoyo a Guaidó y repudio a Maduro

Desde Tierra del Fuego, la provincia Argentina más austral del continente, decimos presente y apoyamos la lucha del pueblo venezolano por recuperar la democracia plena y el irrestricto respeto a los derechos humanos.

Reconocemos en la figura del flamante presidente encargado, Juan Guaidó, el valor de un pueblo cansado de una dictadura que, de la mano del chavismo corrupto que pretendió perpetuarse en Nicolás Maduro, no ha hecho más que hundir a su país en la miseria y enviar al éxodo a más de 3 millones de personas. Toda nuestra solidaridad para con el pueblo venezolano que lo único que quiere es el regreso de la democracia, el trabajo digno y la paz.

Coincido con lo expuesto por la resolución de la Asamblea Nacional del país hermano en la que define a Maduro como un ‘usurpador’ del cargo. De una vez por todas había que decir basta al atropello antidemocrático chavista.

La solución tiene que venir a través de las urnas y no de la violencia. El aislamiento internacional que está sufriendo el gobierno de Maduro y el reconocimiento mundial que está obteniendo el Sr. Guaidó van por el camino correcto. No es casualidad que países como Irán, Bolivia, Cuba y el México del populista López Obrador sean de los pocos países que aún apoyan a la dictadura bolivariana.

Es de esperar que la reconstrucción democrática venezolana sea una pronta realidad. Estoy seguro que la decisión y la juventud que tiene el Señor Guaidó son el símbolo del nuevo país que asoma: una Venezuela libre, sin tiranos, con plena vigencia del Estado de Derecho. Un país donde los usurpadores sean rápidamente juzgados por todos los hechos de corrupción que han protagonizado, así como por todos sus crímenes de sangre.

Hoy Tierra del Fuego alberga a 120 venezolanos que, de no ser por el régimen atroz de Hugo Chávez y Maduro, seguramente estarían junto a sus familias en su querido país. Argentina –y muy especialmente nuestra provincia– siempre ha sido generosa y de fronteras abiertas para con los que han venido a trabajar.

Vaya toda nuestra solidaridad para con los hermanos venezolanos que no han tenido más remedio que emigrar porque su país se les volvía irrespirable. Esperemos que aquí puedan encontrar lo que en su patria se les ha negado y que algún día puedan volver a casa con todas las garantías que una democracia de verdad les debe asegurar.

Compartí esta noticia



MÁS DE PROVINCIALES