GREMIALES

MEJORA SALARIAL

Municipio y gremios no se ponen de acuerdo por la cláusula gatillo

Tanto la Asociación Trabajadores del Estado como la Asociación Sindical de Obreros y Empleados Municipales consideraron insuficiente la propuesta del Municipio de Río Grande. Ambas entidades gremiales esperan que el Ejecutivo mejore su oferta para dar por cerrada la discusión salarial de 2018.

Córdoba y Melella, durante la firma del último acuerdo salarial municipal.
Córdoba y Melella, durante la firma del último acuerdo salarial municipal.

El Municipio de Río Grande junto a la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y la Asociación Sindical de Obreros y Empleados Municipales (ASOEM), encararon sin mayores avances la discusión por la implementación de la cláusula gatillo correspondiente al aumento salarial otorgado a los municipales en 2018.

El año pasado, el Ejecutivo y los gremios acordaron un incremento salarial del 15 % -considerado por los sindicalistas como “el mejor acuerdo de la provincia”- que incluía la implementación de una cláusula que se activaría si la inflación superaba el porcentaje acordado.

Como finalmente 2018 cerró con un índice inflacionario cercano al 50 %, los gremios reclamaron la aplicación de dicha cláusula para hacerle frente al desbarajuste financiero del país y su consiguiente impacto en los salarios de los trabajadores.

Por ahora, la discusión no tuvo mayores avances dado que el ofrecimiento del Municipio de Río Grande no conformó a los gremios que esperan se mejore la oferta en breve para dar por cerrada la discusión salarial de 2018 y poder afrontar en consecuencia el debate por un incremento para el presente año.

 

Córdoba: “Por ahora no hay acuerdo”

 

El secretario general de ATE Río Grande, Marcelo Córdoba, advirtió que “la negociación está fracasando porque no hemos podido llegar a ningún acuerdo. Por eso decidimos declarar estado de alerta y movilización. Aspiramos a una mejor oferta del Municipio, pero la oferta que ha hecho no cubre las expectativas que tenemos”.

En ese sentido, contó que “el Municipio ofrece paliativos remunerativos para el mes de diciembre y recién discutir una pauta salarial a mediados de este año. La discusión no es la que creíamos que iban a dar y por eso respondimos con el alerta y movilización en el ámbito municipal porque sinceramente esperamos una oferta acorde a la realidad que estamos atravesando”.

“Vamos a agotar la discusión, porque estamos todavía discutiendo el cierre del 2018 con la cláusula gatillo. Hasta ahora han hecho planteos que no se ajustan a lo que esperamos”, admitió el dirigente sindical.

Finalmente, Marcelo Córdoba expresó que “no vamos a dar números para afuera hasta tanto no cerremos la negociación, preferimos ser cautelosos. No nos cierra el planteo que nos hizo el Municipio, que ofrece discutir la cláusula gatillo de diciembre, pero lo que ofrece como paliativo remunerativo no le cierra al sindicato y mucho menos a los trabajadores”.

 

Morales: “Que hagan un esfuerzo”

 

El secretario general de la ASOEM, Gustavo Morales, dijo que “estamos viendo cómo podemos llegar a un arreglo con el Municipio, para ver cómo hacemos para aplicar la cláusula de revisión del año 2018 y que se vea reflejada en el Presupuesto 2019”.

Además, consideró que “se debe tener en cuenta el aumento para este año, hay que entender que el año pasado nosotros hablábamos del mejor acuerdo salarial para los municipales de nuestra ciudad, pero hoy quedamos muy abajo”.

“Se trata de la misma situación que padecen todos los trabajadores, nunca pensamos que la inflación iba a llegar a más de un 50 % en la Patagonia; entonces nos encontramos con un desfasaje terrible aunque sabemos que es muy difícil para el Municipio afrontarlo”, reconoció.

En ese sentido, añadió: “por eso vamos a ver cómo se aplica lo que dice la cláusula de revisión, por la diferencia que quedó. El Municipio va a tener que hacer un sacrificio, como también lo hacemos los trabajadores a diario”.

Finalmente, Gustavo Morales aseveró que “el hilo siempre se corta por lo más frágil y en este caso los más frágiles son los chicos de los planes, los monotributistas, los contratados; entonces nosotros, antes que se comience a apretar o ajustar, queremos que se priorice la continuidad de las fuentes de trabajo”.

Compartí esta noticia



MÁS DE GREMIALES